Lo que debe saber sobre la obesidad

Este artículo es parte del proyecto conjunto Recupere su bienestar de HealthyWomen y Black Women’s Health Imperative.

Revisado por Ariana Chao, Ph.D.

La obesidad es una enfermedad que afecta al 41.9% de las mujeres en Estados Unidos, muchas de las cuales tienen otras condiciones médicas causadas o empeoradas por la obesidad. Si usted o algún ser querido padece de obesidad, podrá encontrar información útil en este artículo.

¿Qué es la obesidad?

En los términos más simples, la obesidad es una enfermedad que se caracteriza por el exceso de grasa en el cuerpo, lo que causa riesgos de salud y se define como tener un índice de masa corporal (Imc) superior a 30.

La obesidad se divide a menudo en tres categorías:

  • Clase 1, un Imc de 30.0 a 34.9
  • Clase 2, un Imc de 35.0 a 39.9
  • Clase 3, un Imc de 40 o más

Puede calcular su Imc haciendo clic aquí.

Aunque el Imc se usa para diagnosticar obesidad, no es una herramienta perfecta y se considera solo un punto de referencia. Durante el seminario web “Recupere su bienestar” presentado por HealthyWomen y The Black Women’s Health Imperative en febrero de 2021, la Dra. Fatima Stanford, una médica, científica y educadora especializada en obesidad del Hospital general de Massachusetts y de la Facultad de medicina de Harvard, señaló, “el problema del Imc como una medida individual única es que solo proporciona información sobre la altura y el peso. No me informa sobre qué tipo de peso es. ¿Es grasa o agua? ¿Dónde está distribuido el peso?

Los lugares en los que una persona tenga distribuido su peso tiene implicaciones diferentes para su salud. “Por ejemplo, las mujeres de raza negra tendemos a tener mucho peso en las áreas de nuestras caderas, glúteos y muslos. Eso no suele ser tan malo para nuestra salud si lo comparamos con tener dicha grasa en la región abdominal. Nuestra región abdominal se encuentra alrededor de muchos órganos importantes, lo cual causa enfermedades metabólicas tales como la diabetes o el hígado graso”, dijo la Dra. Stanford.

Al igual que con muchas herramientas de diagnóstico, el Imc no debería evaluarse individualmente.

¿Por qué se suele interpretar erróneamente a la obesidad?

La obesidad es más que una simple definición. “Cuando vemos a la obesidad como una enfermedad, nos damos cuenta de que existe una fisiopatología que afecta diferentes partes del cerebro y de los intestinos que regulan el estado de peso de las personas, por lo que es algo extremadamente complejo. La gente suele decir que perder peso no es algo complicado. Yo diría que en realidad es algo mucho más complejo porque hay muchas diferencias entre todas las personas”, dijo la Dra. Stanford.

A pesar de hallazgos que indican que factores genéticos, ambientales y metabólicos causan la obesidad, a menudo la sociedad e incluso los médicos (HPC, por sus siglas en inglés) ven a esta condición como un resultado de malas elecciones personales, en vez de como una enfermedad. Aunque la Asociación médica estadounidense reconoció a la obesidad como una enfermedad en 2013, la industria médica todavía tiene que ponerse al día y la mayoría de médicos no cuentan con una buena educación en lo que se refiere a la medicina de la obesidad.

Puesto que hay un estigma relacionado con la obesidad, las pacientes de la Dra. Stanford a menudo se resisten a la hora de aceptar diferentes tratamientos.

“Ellas han escuchado que si tan solo hicieran algo de mejor forma, si tan solo hicieran ejercicio una hora más, o si tan solo comiesen unas calorías menos, entonces podrían solucionar este problema… El problema es que si seguimos creyendo esa retórica, seguiremos sin poder tratar esta enfermedad muy común”, dijo ella.

¿Cuánta gente padece de obesidad?

El índice de obesidad a nivel mundial casi se ha triplicado desde 1975, con más de 650 millones de adultos obesos, incluyendo a más del 40% de los estadounidenses adultos.

Existen diferencias radicales. La gente no hispana de raza negra tiene la más alta predominancia de obesidad con el 49.6%, seguida por la gente hispana (44.8%), por la gente blanca no hispana (42.2%) y por la gente asiática no hispana (17.4%).

“Es importante tomar en cuenta que el grupo más afectado por la obesidad es gente como yo, mujeres de raza negra”, dijo la Dra. Stanford.

Una encuesta de los Cdc [Centros para el control y prevención de enfermedades] indicó que casi el 60% de mujeres no hispanas de raza negra padecen de obesidad. Aunque factores genéticos pueden contribuir con esta diferencia, condiciones sociales y socioeconómicas también comparten parte de la responsabilidad.

“Si observamos el estrés crónico, las mujeres de raza negra tradicionalmente tienen los niveles más altos de estrés y es el grupo que experimenta el mayor racismo”, explicó la Dra. Stanford. Agregó que el estrés crónico puede causar excesos de tejido graso en la sección media del cuerpo, lo cual incrementa el riesgo de otras enfermedades.

¿Por qué la obesidad causa o empeora otras enfermedades?

Las razones por las cuales el padecer de obesidad puede causar o empeorar otras enfermedades son complicadas, pero muchas se asocian con la inflamación crónica y el exceso de grasa que se asocian con la obesidad.

“En realidad, la mayoría de enfermedades crónicas importantes que la gente tiene aquí en Estados Unidos y alrededor del mundo, tienen, desafortunadamente, una conexión significativa con la obesidad”, dijo la Dra. Stanford.

Aquí hay algunos ejemplos de enfermedades asociadas con la obesidad y algunas razones detrás de dicha conexión:

  • Enfermedades cardiacas: en las personas que tienen obesidad, el corazón debe bombear un mayor monto de sangre en todo el cuerpo para suministrar suficiente oxígeno y nutrientes a los tejidos. El incremento de flujo sanguíneo pone más presión en las paredes de las arterias, lo que resulta en presión arterial alta o hipertensión. La obesidad también causa arterosclerosis, lo que implica la acumulación de grasa en las paredes de las arterias, lo cual forma placa que puede desprenderse y causar un ataque cardiaco o un accidente cardiovascular.
  • Diabetes tipo 2: El exceso de grasa alrededor del páncreas afecta las formas en qué dicho órgano regula el azúcar en la sangre. Con el tiempo el páncreas no podrá producir suficiente insulina. El exceso de peso también hace que las células sean menos sensibles a la insulina. Esto causa una resistencia que ocurre cuando el cuerpo no aprovecha suficientemente bien la insulina para reducir los niveles de azúcar en la sangre.
  • Esteatosis hepática no alcohólica (Ehna): Cuando hay exceso de grasa, una porción de esta puede llegar al hígado. “El hígado tiende a absorber grasa”, explicó la Dra. Stanford. “Imaginen un bistec marmolado con filamentos de grasa. Esa es la apariencia que el hígado adquiere. El hígado no puede funcionar con ese monto de grasa. Por eso [la Ehna] se está volviendo la razón número uno detrás de los trasplantes de hígado”, dijo la Dra. Stanford.
  • Covid-19: La obesidad y la covid-19 causan inflamación en el cuerpo. “Esto es un problema grave causado por varios factores”, dijo la Dra. Stanford. “Cuando estos marcadores inflamatorios interactúan entre sí, [tienden a] empeorar enfermedades y eso incrementa significativamente el riesgo de muerte”, explicó la Dra. Stanford.

¿Qué opciones a largo plazo existen para la obesidad?

Hay muchas opciones de tratamiento para combatir la obesidad, pero para que sean efectivas, deben ser sostenibles, lo que quiere decir que deben implementarse a largo plazo. La Dra. Stanford sugiere aplicar un tratamiento a la vez. “Tratar de hacer todas estas cosas simultáneamente probablemente sería desastroso”, dijo ella.

“El primer paso siempre será modificar nuestra dieta y estilo de vida”, dijo ella. Una dieta completa y balanceada es la mejor opción y es más fácil de mantener que dietas radicales o que estén de moda y que a menudo se hacen en función de privación.

“Queremos ingerir proteína magra, cereales integrales, frutas y vegetales como fuentes predominantes del valor calórico”, explicó la Dra. Stanford.

También deben hacerse planes de actividad física concentrándose en la sostenibilidad. Con la asistencia de un médico, se puede empezar una rutina de ejercicio que sea beneficiosa y realizable.

La falta de sueño y el estrés son factores de riesgo para la obesidad. Un médico puede ayudarle a reducir el estrés y a mejorar la calidad y duración de su sueño para mejorar su salud.

Aunque cambios en la nutrición y en el ejercicio son suficientes para algunas personas, otras necesitan implementar medidas adicionales. “Todas las personas son diferentes. Para muchas, la dieta y el ejercicio no son suficientemente efectivas para solventar la desregulación de su peso. Consecuentemente, se puede escalar la terapia usando medicamentos y cirugías para tratar la severidad de su enfermedad”, escribió la Dra. Stanford en un correo electrónico después de nuestra primera conversación.

Hay diferentes medicamentos aprobados por la Administración de medicamentos y alimentos de Estados Unidospara tratar la obesidad, que funcionan de diferentes formas. Algunos podrían reducir su apetito o ayudarle a sentirse llena antes; otros podrían controlar la forma en que su cuerpo absorbe la grasa.

La cirugía bariátrica es otra opción de tratamiento. “[La cirugía] indudablemente es el tratamiento más efectivo que tenemos disponible a nivel mundial para tratar a pacientes con obesidad severa. Técnicamente es para obesidad moderada o severa”, dijo la Dra. Stanford. Agregó que después de la cirugía, mucha gente necesita medicamentos para mantener su pérdida de peso.

Preguntas para su médico

Cuando busque un tratamiento para la obesidad, es una buena idea escribir cualquier pregunta que desee hacer a su doctor antes de asistir a la cita médica. Además de las siguientes preguntas, usted podría tener otras que quiera hacer. Asegúrese de escribir todo y de tomar notas durante su cita médica.

  • ¿Cuál es un peso saludable para mí?
  • ¿Qué opciones hay aparte del ejercicio y de la dieta para administrar mi peso?
  • ¿En qué formas específicas mejorará mi salud si pierdo peso? (¿Será bueno para mi diabetes de tipo II?, ¿será bueno para mi hipertensión?, etc.)
  • ¿Tengo alguna condición médica que afecte mi peso?
  • ¿Estoy tomando algún medicamento que afecte mi peso? ¿Hay alternativas?
  • ¿Quién más puede ayudarme? ¿Necesito que me refiera a otros especialistas?

Este recurso se preparó con la asistencia de Novo Nordisk.

Adblock test (Why?)

Powered by WPeMatico